viernes, 4 de abril de 2008

Páginas vivas

Ataques repentinos de luz dolorosa
que golpean mi cabeza cuando el sol renace.


Gastando la esencia que llevo por dentro,
escupiendo el tiempo y el viento a momentos.



Sintiendo el vacío que carcome el recinto
que ya no sostiene pilares de armiño.



Hay intenciones más negras que el cielo
que deja caer sus descargas de hielo.
Procuro cubrir el calor con mi manto
y el mundo se muere en un dulce canto.



Siete días de separación, iniciados como extraños; 
buscamos el bienestar en días pares y en los años. 

2 comentarios:

Poul dijo...

Letras constantes
ideas distantes.

Lalo dijo...

'Distante' es la palabra que me describe en estos momentos, aunque ignoro si siempre ha sido así, o si siempre fue la misma causa.

¿Por qué veo la perfección en lo que los demás perciben como imperfecto?