miércoles, 26 de diciembre de 2007

"¿Tengo alma?"

Fue temprano al encuentro con su creador para hacerle una pregunta importante:
"¿Tengo alma?" Su creador desconocía la respuesta de momento, había que pensarla, por lo que dijo que lo consultara más tarde.

Así fue como, esperando la puesta de sol, se puso a leer y a meditar. Se imaginó a si mismo como alguien sentado en un lugar muy alto observando a sus amigos desde ahí. De entre todos ellos había alguien que destacaba, pero no podía hacer más que observar. Acercarse involucraba caer. Por un momento se entristeció y una lagrima rodó por su mejilla, pero luego desde abajo lo miraron fijamente a los ojos. Un aluvión de emociones fueron transmitidas a su mente. Supuso entonces que lo mismo ocurrió con quién lo miró. Ahora estaba sonriendo, y le pareció ver a la otra persona sonriendo también antes de voltearse. Cerró los ojos y se quedó dormido.

Tras despertar fue de nuevo con su creador y le hizo esa pregunta de nuevo: "¿Tengo alma?". El creador se volvió hacia donde estaba y le respondió: "No". Quiso llorar, pero notó que el creador iba a decir algo más: "Tu eres mi alma." La respuesta le sorprendió demasiado. El creador siguió hablando:
_Yo soy solo un medio físico. No soy tu creador. Realmente desconozco mi propio origen.
_Pero entonces, si soy tu alma...
_Así es, coexistimos. Aunque supongo que debes tener un problema y por eso acudiste a mi.
_Sí, me sentía confundido.
_Quizá nos haga falta orden. Yo también a veces me siento confundido.
_¿Y que haremos?
_Te dejaré este espacio para ti.
_¿A dónde irás?
_Estaré contigo, pero viviré en la habitación de junto. Nos veremos después.

Fue así como se dio cuenta de que a quien llamaba creador no lo era en realidad. Fue así como se dio cuenta de que su existencia sería eterna y la del llamado creador sería efímera. Pasarían un tiempo juntos, quizá con más compañía, pero cuando llegara el momento solamente él permanecería. Le asustó un poco la idea de que no sabría que hacer para entonces. Pero por lo pronto se sintió feliz de su nuevo descubrimiento. Así fue cómo su espíritu quedó separado de su existencia física.

Fue a recostarse en su cama y pensó en la persona que había mirado fijamente a los ojos. Cerró los ojos y esta persona seguía ahí. Sonrió, durmió y se entregó al cielo dorado de su alrededor.

3 comentarios:

Catriela Soleri dijo...

He entendido este post.

La primera vez no. Se debe leer entre vínculos xD, y no me refiero solo a dar click a este, y leerle.

Lalo dijo...

En serio lo entendiste? Me lo explicas por favor? =)

Bardier dijo...

que rara es tu mente lalo...pero asi debe ser